Combatir la pobreza infantil aquí y allá para crear un mundo más justo

02/05/2014
Juan Ciudad ONGD
Dentro de estas ocho metas está nada menos que erradicar la pobreza extrema en el mundo

La semana pasada los medios de comunicación difundieron un riguroso estudio de la organización Save the Children sobre la pobreza infantil en España, titulado "2.826.549 razones. La Protección de la Infancia Frente a la Pobreza: un derecho, una obligación y una inversión". El dato es escalofriante: el 33,8 % de los niños (2.826.549 menores) viven en riesgo de pobreza o exclusión social porque sus familias sufren problemas de alimentación y vivienda o carecen de recursos para comprar material escolar o ropa. Ahí es nada.
 
Nos ha parecido interesante citar esta investigación, pues viene muy al hilo de la campaña +Madres con Salud que estamos desarrollando desde Juan Ciudad ONGD para sensibilizar sobre la salud materno infantil en países empobrecidos. En el fondo, esta campaña busca concienciar sobre la importancia del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Dentro de estas ocho metas, establecidas para 2015 por la comunidad internacional, se encuentra nada menos que erradicar la pobreza extrema en el mundo.
 
Y España, claro está, pertenece a este mundo, donde las desigualdades socioeconómicas se acrecientan entre países enriquecidos y empobrecidos, pero también dentro de los primeros, entre segmentos de sus poblaciones. Así, el tercio de los niñas y niñas españoles viven hoy en riesgo de pobreza. Para ellos, vivir en familias monoparentales o tener padres sin educación secundaria aumenta las probabilidades de exclusión. Porque, claro está, en los riesgos de caer en la pobreza, de ser pobre, intervienen varios factores.
 
OBJETIVOS INTERCONECTADOS
Por eso los ODM no funcionan como metas aisladas, son dependientes unos de otros. La campaña de Juan Ciudad ONGD se centra, sobre todo, en los ODM 4 y 5, dedicados a la Reducir la mortalidad infantil de los niños menores de 5 años y en mejorar la salud materna.
 
La mortalidad neonatal depende mucho de la mortalidad materna, por ello, los progresos con respecto al ODM 5 también repercutirán en la reducción de la mortalidad infantil, que representa el ODM 4. Estos progresos también están estrechamente relacionados con el ODM 6, que consiste en combatir el VIH/SIDA y el paludismo, importantes causas indirectas de mortalidad materna. A su vez, conseguir el ODM 5 también depende de fortalecer los derechos de la mujer (ODM 3), el aumento de la educación primaria (ODM 2) de las niñas y la erradicación de la pobreza extrema (ODM 1).
 
Así, la mortalidad materna es un indicador sensible de las desigualdades: hoy, 360.000 mujeres mueren cada año durante el embarazo o el parto, la inmensa mayoría en países con un bajo nivel de desarrollo. Según los expertos, la pobreza es un elemento que dispara los riesgos allí donde se presenta. Las estadísticas revelan que las mujeres más pobres y con menos nivel educativo son las que corren mayor riesgo de morir durante el embarazo o parto.
 
Combatir la pobreza , aquí y allá, y la desigualdad, resulta inexorable si queremos construir sociedades más justas, más habitables, más dignas.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.